La ADCM se adhiere a la queja pública contra «Las mañanas de la 1»

22 de enero de 2015

Recurrentemente, Mariló Montero es objeto de mofa y burla en las redes sociales por alguno de sus sonoros patinazos como «La carta la firma un tal QEPD» o «Quienes sufren más acoso homéfobo en España son los gais». Pero realmente a nosotros lo que nos indigna el algo que tiene, por desgracia, mucha menos repercusión: defiende prácticas pseudocientíficas en el ámbito de la salud. Basta ya.

El blog Qué Mal Puede Hacer  de nuestro socio y juntero Isidoro Martínez está promoviendo la firma de una carta de queja al Defensor del Espectador de TVE, motivada por las terapias acientíficas que se promueven en La Mañana de la 1, espacio matinal dirigido por Mariló Montero.

Para adherirse a la queja basta con escribir un mensaje a info@quemalpuedehacer.es , en el que conste el nombre completo y el  Nº de DNI. La recogida de adhesiones termina hoy, jueves 22 de enero de 2015, a las 23,59 horas.

El texto que presentará Qué Mal Puede Hacer es el siguiente:

 

A la atención de

Sr. D. Ángel Nodal,

Defensor del Espectador

Radio Televisión Española (RTVE)

Estimado señor Nodal,

Al respecto del espacio “SABER VIVIR” que se emite dentro del programa “La mañana” en La 1 de televisión de RTVE, desde que tengo ocasión de verlo (desde hace alrededor de un año) encuentro una constante que va contra el espíritu de una televisión pública: el servicio público.

En este espacio se tocan temas de salud, varios en cada programa con uno principal.Para ello el programa cuenta con una dietista-nutricionista y una licenciada en farmacia como fijas, con la asistencia de un invitado cada día.

El problema radica en que son frecuentes (tanto que las considero parte de la línea de este espacio) las recomendaciones no basadas en evidencias de ninguna clase. Es decir, se fomentan las pseudociencias. Los ejemplos son muchos por, como digo, lo frecuente de su aparición, siendo extraña la semana en que algún día no contiene de algún u otro modo estas referencias ajenas a la Ciencia pese a vestirse con su apariencia.

Sin pretender hacer una lista exhaustiva, se pueden tomar como ejemplo (1):

– 31/12/2014 Proponen “Cardo mariano” y alcachofa para proteger hígado. No hay evidencia que lo avale.

– 30/12/2014 Promoción de bandas “kinesiotaping”: sin aval científico.

– 09/12/2014 “Dieta integrativa”, holismo y “dieta antiinflamatoria”. Nada de esto tiene fundamento.

– 29/11/2014 “Coaching” nutricional. Otra invención.

– 26/11/2014 “Luz regeneradora” y ajos para mejorar el sistema inmune. Investigadora CSIC invitada deja en evidencia a Dra. Bellón.

– 14/11/2014 Dra. Pilar Martín, especialista en endocrino invitada, critica en directo al programa por su acientificismo al tratar el tema de la diabetes (27’50”)

– 31/10/2014 Promoción del engaño “biorresonancia”.

– 21/10/2014 Promoción “pinzas magnéticas” para evitar ronquidos (timo)

No quiero dejar pasar el hacer notar que el espacio se complementa con una publicación en formato de revista y un “club” que reciben el mismo trato en sus contenidos que el programa. Solo hay que ver qué tienen en común las portadas de la revista (una dieta tras otra, la mayoría infundadas) para comprender que algo falla si la intención es promover la salud de la sociedad española.

Recordemos que la Salud no es un juego, y que la ausencia de evidencias de lo promovido en muchas ocasiones en este espacio es un hecho, no una opinión particular. Desde la homeopatía al biomagnetismo, de los complementos alimenticios de los que se afirma tienen beneficios (como el própolis) a la “frutoterapia”. La lista de afirmaciones del espacio comparables al curanderismo o a supersticiones como “el mal de ojo” es amplia.

Como detonante para esta queja formal expongo lo sucedido el miércoles 21 de enero de 2015: Sobre el minuto 19 y 45 segundos de programa la sra. Dña. Mariló Montero (entiendo que bajo la información aportada por su equipo) realiza la siguiente afirmación: ”El aroma de limón puede prevenir el cáncer“. La afirmación la complementa con otros aderezos y llega incluso a oler un limón del que dispone en su mesa. La información completa se ofrece después, precisando que se refiere al cáncer de hígado y que se basa en un estudio realizado en Alemania.

Pues bien, dicho estudio (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25513961) no afirma tal cosa. Para nada. Si fuese así, las autoridades sanitarias serían las primeras en recomendarlo.

Habla de que en un experimento “in-vitro” resultó en la posibilidad de que aceites esenciales de algunos cítricos bloqueen procesos en células cancerosas hepáticas. De lo que es una posibilidad interesante se extrapola algo que no es cierto a día de hoy. Para llegar a ese extremo se tendría que hacer un buen estudio clínico, con cientos (quizás miles) de personas que permitiese llegar con claridad a esa conclusión.

El lanzar afirmaciones no sustentadas en evidencias a un público que no tiene por qué estar formado en ciencia lleva a la confusión y al riesgo de equivocación. El hacerlo todos los días a la confusión completa. La responsabilidad de un medio de comunicación es inequívoca y está plasmada en su código ético.

Es por ello que solicito del ente que representa una investigación sobre lo que sucede en ese espacio (no una contestación desde el propio espacio ya que no tendría sentido) desde instancias superiores e, incluso, con personas independientes versadas en los campos de la ciencia tratados para que se tomen las medidas que se estimen oportunas para que se subsane este problema.

Y que las medidas que se tomen a raíz de dicha investigación resulten en una mejor televisión pública para todos.

En Jumilla, a 21 de enero de 2015, atentamente,

Isidoro Martínez

Share

Acerca del Autor

Mezclando la divulgación científica con las redes sociales e intentando vivir de esto.

Comentarios

Puedes ser el primero en comentar, anímate

Trackbacks

Este artículo no tiene trackbacks

Añade un comentario