Los colores de la vida

9 de Febrero de 2016

7408849404_44dc5b4221_oEsta vida nuestra está llena de colores. Unos son luminosos, otros apagados

y otros directamente oscuros.

Este último domingo de enero leo el periódico y pienso en las distintas

opiniones de las distintas personas que lo van a leer.

Está la noticia de la renuncia de Mas a la presidencia de la Generalitat,

noticia que seguro que va a causar zozobra a más de un lector.

Una noticia en pequeñico de un murciano que lleva trece años con cadena

perpetua en Florida, pienso en su familia. A ellos les dará lo mismo quién sea

el presidente de la Generalitat porque sus preocupaciones son otras muy

distintas.

Unas páginas más adentro Cesar Oliva, flamante director del Teatro Circo,

se queja y con razón de la locura y el despilfarro de estos días festivos que

se han pasado: gasto descontrolado, comidas descontroladas, fiestas

descontroladas. Mi pensamiento se dirige hacia los que escasamente han

tenido para hacer una comida al día. Desigualdad de…todo

En otras páginas del interior está la noticia de que la Comunidad Autónoma

de Murcia va a destinar dos millones de euros para que los “cerebros” que

se han ido puedan volver. Me detengo a leer las características de algunos

de estos jóvenes. Casi todos son científicos. Y no puedo evitar pensar que

tal y como está el panorama político, la corrupción aún no ha acabado, la

voluntad de los españoles aún no se ha llevado a cabo porque los políticos son

incapaces de pactar, con estos ingredientes me pregunto quién se fiará de

volver.

Casi al final una alegría para el mundo de la divulgación científica: Sonia

Fernández Vidal vuelve a publicar un libro para que los más pequeños se

interesen por la ciencia ” El Universo en tus manos”. Una narración a través

del tiempo de los científicos más importantes. Una alegría para los docentes

de ciencias.

En el Semanal un escrito de Arturo Pérez Reverte sobre un mendigo de la

Plaza Mayor de Madrid hace que se me humedezcan los ojos. Tenía una

familia, una vida resuelta y ahora duerme en cartones. Pero tiene una

dignidad que ya la querría yo para mí. Los colores de la vida, pienso.

Noticias llenas de colorido que dependiendo de quién las lea será de una

tonalidad o de otra.

Suena mi móvil. Creía que era Jose Blas, mi admirado profesor de las aulas

hospitalarias. No sé si mañana tendré que ir al hospital Morales Meseguer

porque mi alumna haya vuelto de sus cortas vacaciones navideñas.

Yo sigo teniendo esperanza en los buenos docentes. En aquellos que trabajan

para que sus alumnos sean personas capaces de discernir lo bueno de lo

malo, lo estúpido de lo que de verdad merece la pena. Existen. Los leo en sus

opiniones del Twitter

Y sigo poniendo toda mi esperanza en vosotros, los científicos que estáis

leyendo estas líneas, en vuestras investigaciones, en vuestros

conocimientos, en vuestra dedicación a la Ciencia en cuerpo y alma casi sin

pedir nada a cambio y quitándole muchas horas a vuestra vida familiar.

Hay muchas familias como la de mi alumna que tienen puesta esta misma

esperanza en todos vosotros, en la Ciencia de verdad, ausente de

charlatanes, ausente de estafadores.

Una año, este 2016, que lo vamos a iniciar con esperanza.

Efectivamente la vida está llena de colores y no nos vendría mal que de vez

en cuando destapáramos la caja con ellos para poder tocarlos todos.

Simplemente para saber que existen todos.

Yo hoy he escogido el VERDE.

Feliz 2016. Un abrazo de Melli Toral

Melli Toral es profesora de enseñanza secundaria y autora del blog Cienciafacil

Share

Comentarios

Puedes ser el primero en comentar, anímate

Trackbacks

Este artículo no tiene trackbacks

Añade un comentario