Mundos paralelos y 655 agradecimientos

21 de noviembre de 2017

Antes de empezar a escribir estas líneas quiero daros las gracias.  Gracias a las 655 personas que habéis hecho posible que este sueño se convierta en realidad. Nuestra vida está situada en un mundo que hemos ido adaptando a nuestro gusto, a nuestras costumbres y a nuestras necesidades.

Paralelos a este mundo nuestro hay otros bastantes distintos. Son aquellos donde habitan las personas que no tienen hogar, que viven en países en guerra o que se enfrentan a una grave enfermedad. Son mundos paralelos al nuestro.

Hace unos años tuve la suerte de entrar, como voluntaria, en el mundo de las Aulas Hospitalarias. Y me cambió la vida. Al contrario de lo que yo pensaba, me encontré con un mundo lleno de luz, de esperanza, de entrega, de fuerza de voluntad, de lucha incansable…

En los cinco años que llevo colaborando con estas aulas, jamás he visto, en ninguna de las habitaciones en las que he entrado, ni un soplo de tristeza, ni una pizca de desesperanza. Los alumnos y alumnas de estas aulas, cuando ven aparecer a sus profes en la habitación, quieren hacer sus trabajos escolares y disfrutan muchísimo con los payasos pero también con los talleres de ciencias o de música. No hay tristeza en sus caras, ni en la de sus padres. Hay luz, hay esperanza. Y entonces ¿no hay sufrimiento?¿no hay preocupación? Pues sí. Pero sin saber ni cómo explicarlo, hay algo, algo… que lo envuelve todo, que lo ilumina todo, que enmascara ese sufrimiento y esa preocupación permanente.

A los más pequeños, a veces, te los encuentras llorando por la molestia de la vía que le acaban de poner o por cien cosas más. Pero en cuanto les haces el experimento y el globo se infla o el limón cambia de color o el diablillo de Arquímedes sube y baja por una botella o se ven al derecho y al revés en una cuchara o el coche se pone en marcha al desinflarse el globo…les cambia la cara, se les iluminan los ojos y te premian con una sonrisa que NO TIENE PRECIO.

Y los mayores resisten todas las molestias que puedan tener, porque quieren que les expliques el tema de matemáticas o de física y química que sus compañeros están dando en sus centros escolares. Y todo esto lo hacen con una naturalidad que te deja sin habla.

Desde luego son unos auténticos SUPER HÉROES. De ellos y de sus familias he aprendido que mi mundo está sobrevalorado y que en el de ellos el color gris no es gris y el color negro no existe.  Todo lo que miran tiene uno o varios de los colores del ARCO IRIS. Ahora comprenderéis porque me empeñe en que tenía que ofrecerles algo de lo que yo tenía para hacerles, si eso es posible, aún más felices. Sólo tenía mi imaginación y unos cuentecicos de ciencias.

Así que cogí 8 de ellos los metí en un matraz y 655 personas decidistéis darme vuestro apoyo en este proyecto comprando el libro “8 cuentos en un matraz” Y…¡¡¡lo hemos conseguido!!!

Las Aulas Hospitalarias de la Ciudad Sanitaria Virgen de la Arrixaca, ya tienen su laboratorio. Un laboratorio precioso. Con todo lo que un profesor de ciencias desearía tener. Dentro de unas semanas saldrá mi próximo libro ” Un pueblecico muy periódico” con la visita de un contador de historias a la Tabla Periódica y las historias que sus habitantes le van a contar. Con sus beneficios seguiremos dándoles algo que les siga haciendo aún más felices.

Aprovecho para expresarle a Laura Morrón un agradecimiento inmenso por hacer el prólogo de este pequeño cuento. Hace unos días leí las declaraciones de mi gran amigo Jesús de Cienciaterapia y decía que ir a hacerles cosas a los niños de los hospitales es terapeutico porque se les ilumina la cara. Pues tengo que deciros, que esta colaboración con las aulas hospitalarias me proporcionan un bienestar de proporciones desmesuradas.

Un gran abrazo murcianico para todos.
Melli Toral

Share

Comentarios

  1. Laura Morrón Ruiz de Gordejuela dijo: 21 de noviembre de 2017

    ¡¡Qué grande eres Melli!!
    Cuánto me alegro de que entre todos hayamos logrado la existencia de ese laboratorio. Me da esperanza en la humanidad.
    Gracias por hacer ese precioso libro y por tu generosidad. Y gracias por el que viene próximamente.
    Un besazo

Trackbacks

Este artículo no tiene trackbacks

Añade un comentario